A muchos viajeros les ha sucedido que empiezan sus vacaciones emocionados y llenos de ilusiones y justo a punto de comenzar se topan con el primero de los problemas: el avión o el autobús se retrasó. Muy posiblemente a ti te ha pasado algo similar.

Por eso, para que tus próximas vacaciones no se vuelvan un calvario, te dejamos algunos consejos que te servirán si tu vuelo o autobús se retrasa.

  • Escoge vuelos lo más temprano posible. Los primeros vuelos del día siempre tienen menos retrasos, ya que no arrastran problemas de itinerario de otros vuelos.
  • Sal de casa con tus dispositivos bien cargados. No sabes cuándo necesitarás ver “varias películas” o escuchar toda una “discografía” sin tener acceso a un cargador.
  • Lleva entretenimiento de emergencia. Muchos viajeros llevan consigo un buen libro y una almohada para el cuello. Aún si se te descargan tus dispositivos, podrás tener algo de entretenimiento o al menos poder dormir sentado.
  • Contrata un seguro de viajes. Si piensas que puede haber problemas en el camino, te ayudarán a conseguir hospedaje, transporte y un reembolso de ser necesario.
  • Lleva ropa cómoda para cualquier situación. Piensa que posiblemente tengas que dormir en un rincón.
  • No tengas miedo de quejarte. Hacerlo te ayudará a que te tomen en cuenta y en ocasiones podrás recibir un trato preferencial o incluso algún tipo de compensación o hasta reembolso. Hacerlo por Twitter y las redes sociales es muy efectivo. No seas grosero, después de todo, los empleados de taquilla no tienen la culpa.
  • Aprovecha para conocer el lugar. Si tu vuelo es de escala y ves conveniente sal del aeropuerto y date un paseo por el lugar; conocerás de manera inesperada otro lugar.

Sigue estos consejos y así lograrás que los tiempos de espera sean más llevaderos, o incluso sacar algo de provecho de la situación.

Compartir