Hay dos tipos de sueños, los irrealizables y los difíciles de alcanzar. En este segundo caso los sueños son aquellas metas que pueden parecer inalcanzables, pero que uno sería capaz de lograr si pusiera toda su energía en que se cumplan. Claro que en todo existe el riesgo al fracaso, pero en muchos casos, el mayor fracaso está en no intentarlo. A pesar de los riesgos, os vamos a dar los pasos básicos para perseguir un sueño vital.

Siguiente página
Compartir