Procrastinar es uno de los hábitos más comunes del siglo XXI. Es normal que ocurra en este mundo tan lleno de distracciones, donde el tiempo es un tesoro difícil de administrar.

Por suerte podemos aprender a gestionar mejor el tiempo y hay formas de enfocar nuestro día a día para que las tareas no se nos vayan haciendo bola y el stress se ocupe de agrandarlo. En este post os damos las pautas básicas para no procrastinar.

Siguiente página
Compartir