Aunque algunos alimentos pierden al congelarse como arroces, patatas, huevos, lacteos o ensaladas, hay muchos platos preparados que podemos congelar y que apenas notaremos diferencia si hacemos bien ambos procesos (congelado y descongelado).

Os recordamos varias cosas: que unas vez descongelamos un plato, no se debe volver a congelar; que conviene usar envases que tengan un buen sellado que nos evite que el plato coja olores del congelador; y que cada plato tiene un tiempo de congelado límite hasta que comienza a perder propiedades. Dicho todo esto, os vamos a dar un listado de platos que siguen muy ricos si los congelamos.

Siguiente página
Compartir