Desgraciadamente, la tierra vive tiempos convulsos. Es imprevisible y las consecuencias nos demuestran que estamos a su merced. Aún falta mucho para que dejemos de ser vulnerables a todas sus manifestaciones: huracanes, inundaciones, terremotos y erupciones de volcanes son las armas más mortales de este planeta que a veces parece reaccionar como un ser vivo.

En el caso de los terremotos, el tiempo de reacción es mínimo y nuestras decisiones pueden ser vitales. Lo cierto es que la suerte juega un papel importante, y muchas veces el instinto nos puede llevar a actuar de forma diferente a lo que indica el manual. Cada entorno es distinto, no es lo mismo estar en un edificio moderno que en una vivienda de más de 20 años, y tampoco podemos dar un consejo infalible. Una vez aclarado que las mejores decisiones varían en cada caso, os vamos a dar una guía de medidas a seguir antes, durante y tras un terremoto.

Siguiente página
Compartir