Aunque normalmente aquello que comemos no llega a tener un reflejo directo en nuestro olor corporal, hay ciertos alimentos que tienen alguna sustancia o componente químico, cuya reacción entremezclada en nuestro sudor puede suponer una alteración perceptible.

Antes hay otras muchas causas: la puramente genética, algunos medicamentos, enfermedades… Pero es cierto que en algunos casos hay quienes tienen una mala reacción (especialmente aquellos con olor corporal fuerte por naturaleza) cuya ingesta de ciertos alimentos puede incluso suponer mal olor.

Sea como sea, la mayoría de las veces solo ocurre si hemos tomado grandes cantidades de estos alimentos (o bebidas), y no hay nada como hacer la prueba y verificar si alguno nos afecta de verdad. Para que experimentéis de forma consciente os vamos a identificar 12 + 1 alimentos que pueden alterar tu olor corporal.

Siguiente página
Compartir