Pasados los comienzos del año, las lista de los grandes propósitos suele quedarse en eso. Para aquellos que han escarmentado y no se han apuntado a un gimnasio al que luego van poco o nada, (o esos realistas que ya están desapuntándose), aun hay esperanza: pues hay formas de hacer que los cambios no sean tan aburridos o difíciles de cumplir. Os vamos a dar 10 hábitos medianamente accesibles para ponernos en forma si odias ir al gimnasio (o no tienes tiempo).

Siguiente página
Compartir